Importancia del tiempo desde la última cuenta nueva en tu score crediticio

Introducción

¿Qué es el score crediticio?

El score crediticio es una medida que utilizan las entidades financieras para evaluar la capacidad de una persona para pagar sus deudas. Se calcula en base a diversos factores, como el historial de pagos, la cantidad de deudas que se tienen y el tiempo desde la última cuenta nueva.

En este artículo nos enfocaremos en la importancia del tiempo desde la última cuenta nueva en el score crediticio y cómo puede afectar nuestra capacidad para obtener créditos o préstamos en el futuro.

¿Qué es el tiempo desde la última cuenta nueva?

Definición del tiempo desde la última cuenta nueva

El tiempo desde la última cuenta nueva se refiere al periodo que ha transcurrido desde que abrimos una nueva cuenta crediticia o solicitamos un nuevo préstamo. Este factor es considerado por las entidades financieras al calcular nuestro score crediticio.

¿Cómo influye en el score crediticio?

El tiempo desde la última cuenta nueva es un factor importante en el score crediticio, ya que refleja la estabilidad financiera de una persona.

Si han pasado muchos años desde la apertura de una cuenta nueva, esto indica que hemos mantenido un cierto nivel de estabilidad económica y responsabilidad en el manejo de nuestras finanzas.

Te puede interesar:  Cómo los historiales de pagos negativos impactan en tu score crediticio

Por otro lado, si hemos abierto una cuenta nueva recientemente, esto puede indicar una mayor volatilidad en nuestra situación financiera, lo cual puede ser considerado como un riesgo por parte de las entidades financieras a la hora de otorgar créditos o préstamos.

¿Por qué es importante considerar el tiempo desde la última cuenta nueva?

Mayor probabilidad de obtener créditos a largo plazo

Si hemos mantenido el tiempo desde la última cuenta nueva por un periodo prolongado de tiempo, esto demuestra que somos personas responsables y estables financieramente.

Las entidades financieras verán esto de manera positiva y probablemente estén dispuestas a ofrecernos mejores condiciones para obtener créditos a largo plazo, como hipotecas o préstamos para la compra de un automóvil.

Gráfica de tiempo desde última cuenta nueva en score crediticio

Por el contrario, si hemos abierto una cuenta nueva recientemente, es posible que las entidades financieras consideren que somos menos estables y nos ofrezcan condiciones menos favorables o incluso nos nieguen la posibilidad de obtener créditos a largo plazo.

Mayor acceso a mejores tasas de interés

El tiempo desde la última cuenta nueva también puede influir en las tasas de interés que nos ofrecen las entidades financieras. Si hemos mantenido una buena trayectoria crediticia y han pasado muchos años desde la apertura de una cuenta nueva, es más probable que nos ofrezcan mejores tasas de interés.

En cambio, si hemos abierto una cuenta nueva recientemente, es posible que nos ofrezcan tasas de interés más altas debido al mayor riesgo percibido por parte de las entidades financieras.

Menos impacto en nuestro historial de pagos

Otro aspecto a considerar es que, a medida que pasa el tiempo desde la última cuenta nueva, esta tiene menos impacto en nuestro historial de pagos. Si hemos tenido un buen historial de pagos durante muchos años, la apertura de una nueva cuenta tendrá un impacto menor en nuestro score crediticio.

Te puede interesar:  La importancia del presupuesto en la gestión del dinero y finanzas personales

Por el contrario, si hemos abierto una cuenta nueva recientemente y nuestra situación financiera cambia, como no poder hacer los pagos a tiempo, esto podría tener un impacto significativo en nuestro historial de pagos y, por ende, en nuestro score crediticio.

Conclusión

El tiempo desde la última cuenta nueva es un factor importante a considerar en nuestro score crediticio. Mantener un periodo prolongado desde la apertura de una cuenta nueva puede aumentar nuestras posibilidades de obtener créditos a largo plazo, acceder a mejores tasas de interés y tener un menor impacto en nuestro historial de pagos.

Es importante tener en cuenta este factor y mantener una buena trayectoria crediticia para asegurar una estabilidad financiera a largo plazo.