Ventajas y desventajas de tener una cartera global o local en tus inversiones

Introducción

¿Qué es una cartera de inversiones?

Antes de adentrarnos en la discusión sobre las ventajas y desventajas de tener una cartera global o local, es importante comprender qué es una cartera de inversiones.

Una cartera de inversiones se refiere a la diversificación de los activos financieros de una persona, distribuyendo su capital en diferentes tipos de activos, como acciones, bonos, fondos de inversión, bienes raíces, entre otros.

¿Qué es una cartera global?

Una cartera global es aquella que diversifica los activos financieros en diferentes mercados alrededor del mundo. Es decir, los inversionistas distribuyen su capital en acciones de empresas internacionales, bonos gubernamentales de diferentes países, fondos de inversión globales, entre otros activos con alcance a nivel mundial.

¿Qué es una cartera local?

Por otro lado, una cartera local se refiere a la inversión en activos financieros dentro del país de origen del inversionista. Es decir, los inversionistas se centran en acciones de empresas nacionales, bonos gubernamentales locales, fondos de inversión que operan dentro del país, entre otros activos exclusivamente locales.

Ventajas de tener una cartera global

Diversificación amplia

Una de las principales ventajas de tener una cartera global es la diversificación amplia que brinda. Al invertir en diferentes mercados alrededor del mundo, los riesgos son mitigados, ya que si un mercado en particular se encuentra en problemas, es posible que otros mercados estén en alza, reduciendo así la volatilidad general de la cartera.

Acceso a oportunidades de inversión internacionales

Otra ventaja de tener una cartera global es que se obtiene acceso a una amplia gama de oportunidades de inversión internacionales. Al invertir en empresas internacionales, los inversionistas pueden beneficiarse de sectores en crecimiento en otros países, diversificar los riesgos y aprovechar oportunidades de inversión únicas que pueden no estar disponibles en el mercado local.

Te puede interesar:  La importancia de la diversificación en la gestión del riesgo de tus inversiones

Además, al tener una cartera global, los inversionistas pueden aprovechar las diferencias en los ciclos económicos de diferentes países. Mientras que una economía puede estar en recesión en un país, otra economía puede estar experimentando un crecimiento sólido. Al tener inversiones en ambos países, los inversionistas pueden mitigar los riesgos y aprovechar las oportunidades de crecimiento en diferentes momentos.

Protección contra la inflación y fluctuaciones económicas locales

Dos carteras minimalistas, una global y otra local

Una cartera global también puede brindar protección contra la inflación y las fluctuaciones económicas locales. Si una economía local está experimentando una alta inflación o una recesión, tener activos en otros países puede ayudar a mitigar los efectos negativos en la cartera global.

Desventajas de tener una cartera global

Mayores costos y complejidad

Una de las principales desventajas de tener una cartera global es que puede implicar mayores costos y complejidad en comparación con una cartera local. Las inversiones internacionales suelen estar sujetas a comisiones y tarifas adicionales, como las de cambio de divisas y las de administración de fondos internacionales.

Además, la gestión de una cartera global requiere un mayor conocimiento y seguimiento de los diferentes mercados y regulaciones internacionales.

Riesgo cambiario

Otra desventaja de tener una cartera global es el riesgo cambiario. Los movimientos en los tipos de cambio pueden afectar los retornos de la inversión. Si la moneda local se devalúa frente a la moneda en la que se realiza la inversión, los rendimientos pueden reducirse.

Además, la volatilidad de los tipos de cambio puede introducir una capa adicional de incertidumbre en la cartera global.

Mayor exposición a riesgos políticos y regulatorios

Tener una cartera global implica una mayor exposición a riesgos políticos y regulatorios. Cada país tiene sus propias leyes y regulaciones que pueden cambiar rápidamente, lo que puede afectar los rendimientos de la inversión.

Te puede interesar:  Guía completa sobre los programas de condonación de préstamos estudiantiles

Además, los conflictos políticos, las crisis económicas y otros eventos geopolíticos pueden tener un impacto significativo en los mercados internacionales y, por lo tanto, en la cartera global.

Conclusión

En conclusión, tanto una cartera global como una cartera local tienen sus ventajas y desventajas. La elección entre una u otra dependerá de los objetivos y la tolerancia al riesgo de cada inversionista.

Una cartera global ofrece diversificación amplia, acceso a oportunidades internacionales y protección contra la inflación y fluctuaciones económicas locales. Sin embargo, también puede implicar mayores costos, riesgo cambiario y exposición a riesgos políticos y regulatorios.

Por otro lado, una cartera local puede brindar familiaridad, menor complejidad y menor exposición a riesgos internacionales, pero también puede limitar las oportunidades de inversión y estar más expuesta a riesgos locales.

En última instancia, la decisión de tener una cartera global o local debe basarse en una evaluación cuidadosa de los objetivos, el nivel de riesgo aceptado y la disponibilidad de conocimientos y recursos para administrarla adecuadamente.